Una 'ITV' virtual de Gijón para barcos

EL COMERCIO

El consorcio formado por Simbiosys, Signal Software y Ubiqware gana un proyecto europeo para desarrollar un entorno virtual para formar inspectores navales

Cuando llegó a las manos del consorcio Web VR Training Experts las bases de la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA) del concurso europeo de un millón de euros para desarrollar un entorno de realidad virtual para inspectores de barcos lo tuvieron claro: «Es un proyecto perfecto para nosotros». Solo tendrían que superar un pequeño detalle: faltaban diez días para el cierre del plazo para la presentación de ofertas y si bien la técnica se amoldaba como anillo al dedo a su experiencia, desconocían cualquier aspecto relacionado con la verificación de navíos. Es decir, no sabían nada de los aspectos que rigen una 'ITV' naval.

El equipo de Simbiosys, Signal Software y UbiqWare no solo resolvió ese escollo temporal sino que superó el reto con éxito: se hizo con un proyecto de 852.817 euros merced a una propuesta técnica que rozó la máxima puntuación. Eso sí, no lo hicieron solos. Para el planteamiento de la herramienta contaron con la ayuda del Centro de Seguridad Marítima Integral Jovellanos, donde recibieron una auténtica 'master class' en inspecciones navales, y de Astilleros Gondán, que avalaron el proyecto y ofrecieron también su colaboración durante la ejecución. También, como colaboradores externos, se incluye la empresa gijonesa Avante Quality Services, la madrileña Vector ITC y el consultor Rubén Carrandi, especialista en convocatorias europeas.

El tiempo ha empezado a correr para el consorcio. En los próximos 18 meses tendrán diseñar, definir y modelar un total de 14 barcos de diferentes tamaños. El más imponente, que se enmarca en la calificación de VLCC (Very Large Crude Carrier), con una capacidad de más de 300.000 toneladas. Petroleros, graneleros, de tráfico de contenedores o ro-ro se encuentran en el listado. La recreación a escala permitirá que los alumnos que simulen, bien a través de un ordenador o de unas gafas de realidad virtual, las condiciones de inspección de un buque. Podrá 'caminar' por su interior comprobando la cartelería, los extintores, la corrosión de los elementos o el estado de la sala de máquinas.

Los puntos fuertes de la herramienta, destacados por la EMSA, son su realismo y capacidad de inmersión, así como su flexibilidad y la capacidad pedagógica que tiene previsto ofrecer. Otro de sus elementos diferenciadores, señala la responsable del proyecto, María Saornil, «es que es multiusuario» pudiendo estar en una sesión una persona o 'estudiar' a la vez que otros compañeros. La Agencia Europea calcula que su puesta en funcionamiento permitirá pasar de una formación actual de 10.000 usuarios al mes a un total de 50.000.
Hito y oportunidad

Para este consorcio de tres empresas de Gijón y un total, entre todas, de 28 trabajadores, este proyecto europeo supone «un hito, por su dimensión internacional y por su volumen económico» y también «una oportunidad para seguir creciendo. Después de este desarrollo habrá pocas empresas que nos hagan competencia», afirma Marcos Viñuela, CEO de Simbiosys. De hecho, la replicabilidad de la herramienta y la posibilidad de aplicarla en otros entornos abre un interesante abanico de posibilidades en otros sectores.

Esta semana estarán en Gijón responsables de la EMSA para verificar in situ los avances de la herramienta, cuya entrega está prevista para finales de 2020. Un plazo que se prolongará hasta 2023 añadiendo las mejoras y el mantenimiento.