«Los asturianos llevan en la sangre esa cultura que promueve el trabajo en red»

Innovasturias asiste a los Premios Radar

 

EL COMERCIO

MARISOL MENÉNDEZ, EXPERTA EN INNOVACIÓN ABIERTA


«Los retos en materia de innovación pasan por una regulación que facilite la colaboración, empresas que colaboren entre ellos y formación en toda la geografía nacional para poder lograr la velocidad que deseamos».


«El futuro de se construye, no se espera». Con esa máxima se presenta Marisol Menéndez (México, 1977) este jueves en Asturias para instar a no perder ningún tren en materia de innovación e «insistir en el poder de la colaboración para crear su transformación». Ingeniera industrial y directora de Innovación Abierta en South Summit, esta «creadora de conexiones» ofrecerá la ponencia 'Ecosistemas innovadores en acción' en el marco de la entrega de los Premios RADAR a la Innovación Emprendedora en Asturias 2021, que organiza el CEEI. En esta edición se han presentado más de 40 candidaturas que optan a los reconocimientos en sus tres categorías: Spinoff (un premio de 15.000 euros), Empresas de Base Tecnológica (EBT) (dos premios de 25.000 euros) y EBT Innovación Abierta (un premio de 15.000 euros.

- ¿Cuáles serán las claves de su ponencia?

- Insistir en la parte del poder de la colaboración para crear transformación. Hay una idea de base que es el poder generador de la abundacia a través de la colaboración. Muchos pocos hacen un gran mucho. La complementariedad genera mucha transformación. Estos 'megarretos' que tenemos en la humanidad se resuelven a partir de alianzas inteligentes y lo tenemos todo para poder continuar. La innovación abierta es una gran herramienta para poder continuar ese camino innovador.

- ¿Innovación abierta o externalización de la innovación? ¿Hay diferencias?

- Los hay. La nnovación abierta es crear puentes que conecten equipos a áreas u organizaciones que antes estaban aisladas para poder colaborar con otros y que haya intercambio de conocimiento. Históricamente los equipos de innovación estaban muy aislados, pero en una empresa sucede que no tienes ni todo el talento ni todo el conocimiento. ¿Cómo creas esos puentes? Abriendo opciones para colaborar con otras empresas, con emprendedores, con otras organizaciones, con universidades y que me compartan parte del conocimiento que yo no tengo. Doy lo que a mí me sobra y que otros me den los que ellos les sobra y yo no tengo a nivel de conocimiento. Pero no se externaliza, no te lo quitas a ti, abres las puertas para absorber cosas que tú no tienes y que te llegue el conocimiento de otros lados.

- Viene a hablar ante emprendedores, startups, o spinoff, en definitiva, ante pymes o micropymes. ¿Hay suficiente conciencia en el ámbito emprendedor y de la microempresa sobre el impacto de la innovación en el futuro, propio y de la propia economía del país?

- Todos como sociedad ya tenemos conciencia de ese impacto de la innovación. Hay un tema de prioridades y de las herramientas a las que las pymes tienen acceso para integrar la innovación y nos la jugamos con ellas porque es la mayor parte del tejido empresarial. Las pymes son las que más se benefician de esta visión de ecosistema: un esfuerzo que a una pequeña no puede hacer por sí misma, los ecosistemas plantean una forma de hacerlo. Estos ecosistemas de innovación que permiten que los pequeños puedan acceder a herramientas avanzadas están cada vez más madurándose y poniéndose al día, y van a ser críticos. La pandemia nos ha ayudado en esto porque muchos han conectado para poder resolver esa digitalización urgente que era necesaria. No hemos terminado pero vamos por el buen camino y tenemos bien mapeado el trabajo que queda por hacer.

- A nivel general, del resto de agentes involucrados en ese ecosistema, ¿cuales son los retos que hay que fijarse para intentar alcanzar unos niveles de innovación semejante a los de los países europeos más avanzados?

- Los retos en materia de innovación pasan por una regulación que facilite la colaboración, empresas que colaboren entre ellos y formación en toda la geografía nacional para poder lograr la velocidad que deseamos. Con la nueva ley de startups que se está cocinando y que se espera para 2022 se avanzará, pero es necesario que haya esa regulación que facilite la innovación, la colaboración entre pequeños y grandes, que haya ayudas... También se necesitan esfuerzos que generen infraestructuras que ayuden a los pequeños a crecer sobre ellos. En eso vamos retrasados, pero hay cosas que se están iniciando con las ayudas europeas, en materia de infraestructuras de tecnologías. Y, por último, esa formación en habilidades digitales es crítica para que podamos llevar el ritmo de trabajo que se necesita para crear la digitalización e incentivar una cultura y disposición de apertura para compartir, interconectar, para ir intercambiando y uniendo fuerzas para hacer la colaboración.

- ¿Se necesitan perfiles emprendedores específicos para alcanzar esos retos?

- Lo importante es que no se aisle a un solo perfil. Ya no son solo las grandes corporaciones o los bancos los que innovan, hay iniciativas en el mundo rural, en el ámbito de la salud... Todas la parcelas de nuestra vida necesitan emprendedores que estén ejecutando. Es necesario un perfil del emprendedor para todos los sectores de la sociedad abiertos a incorporar estos talentos digitales. Son personas con capacidad de apertura, curiosidad, inquietud, y con hambre de poder construir el futuro.

- Dígame, ¿entra Asturias en esos 'Ecosistemas innovadores de acción' de los que habla?

- Por supuesto. Para mé es uno de mis ejemplos mas admirados. El propio esfuerzo que hace Cristina Fanjul (directora del CEEI) es destacable. Ese ejercicio de conectar activamente a la gente que ya está aquí, a promover formas de conectar y crear conexiones dentro y fuera de la región. Los asturianos lleváis en la sangre esa cultura que promueve el trabajo en red. Sois un ejemplo de cómo se puede hacer este crecimiento en ecosistemas, de colaboración, crecimiento mutuo, y apoyo entre todos para que todo funcione.

- Talento en esta región, como reconocen todos los que pasan por ella, no falta. ¿Necesitamos que nos den algún empujón motivador?

- En Asturias hay mucho talento del que se necesita ahora, ingenieros, programadores, talento técnico, talento de salud... veo muchos asturianos trabajando fuera de la región. Con el teletrabajo por el covid veías como había mucha gente del norte. El talento existe falta creernoslo, pero lo que tenemos es suficiente y potente porque ya se está haciendo. Cuestiones como estos Premios Radar que reúnen a los que están haciendo el cambio, son los que permiten ver que no somos tan pocos en esta aventura y los que estamos haciendo es bueno. Es importante estos momentos de reconocimiento y de fuerza. Saber que el camino es largo y faltan cosas por hacer, pero que vamos por el buen camino. Parte de la historia de la región está construida sobre esa colaboración de ir adelante, hacia los retos difíciles, y de innovar y generar transformaciones de gran profundidad. Es importante seguir con esa tradición que ya viene en la sangre asturiana