La diversificación e internacionalización como reto para las empresas asturianas

EL COMERCIO

Los responsables del Grupo TSK y de Hiasa coinciden en la apuesta por África y el Golfo Pérsico como mercados emergentes

 Los riesgos para las empresas en tiempos de desafíos económicos, con una desaceleración a la vuelta de la esquina según los indicadores, un 'Brexit' sin resolver y la guerra comercial entre EE UU y China, abren un panorama de múltiples desafíos y direcciones. «Estamos en un cambio de paradigma, hemos salido de la crisis con la ayuda de los bancos centrales, pero la sensación es que vamos a tener una fase de mayor política fiscal», apuntaba Miguel Otero, analista en el Real Instituto Elcano durante un encuentro organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD). Las dos empresas asturianas presentes, Hiasa Grupo Gonvarri y Grupo TSK, coincidían en las recetas para paliar los efectos. «La diversificación, tanto en el sector como dentro de nuestros productos, nos ha permitido, siempre que se detectaba la caída en un sector, compensarlo con otro», subrayaba Agustín Suárez, gerente de Hiasa. A esta estrategia de diversificación, el CEO del Grupo TSK, Joaquín García Rico, suma otra: internacionalización. «A media que la población mundial crezca harán falta más infraestructuras. Desde Asturias tenemos que poder ofrecer la tecnología y los proyectos de forma competitiva; como ejemplo, el mundo de la energía donde la transición hacia las renovables es una oportunidad», señalaba.

Pero si importantes son los sectores, no menos los mercados emergentes. Y ahí, todo apunta a África y el Golfo Pérsico. En este contexto, el proteccionismo -aseguran- es la piedra en el zapato. «Para una empresa industrial es nuestra principal preocupación junto con los tipos de cambio porque pueden sacarnos del mercado. Nosotros pensamos en una inversión mínima de cinco años y en este tiempo pueden pasar muchas cosas», especificó Suárez. La terna se completa con algo mucho más cercano, la universidad, el talento y la inversión en innovación. «Necesitamos una inversión en I+D+I en un marco legislativo que no tenga que estar pendiente de lo que pueda pasar mañana porque cambie una ley o impuesto», pide García Rico. «Y dejar de estar aislados en transporte de pasajeros y mercancías para competir en condiciones óptimas», apostilla el gerente de Hiasa.