Innovación nacida en Avilés para dar respuesta a las nuevas necesidades

El músico Valentín Cañibano se reinventa y crea con dos socios Future Pin para ayudar a la hostelería a la hora de ofrecer sus productos

EL COMERCIO

No es una empresa tecnológica al uso y, seguramente, por esa razón no nació en un garaje sino en un escenario. Hablamos de Menú Chip, el nuevo proyecto que el músico avilesino Valentín Cañibano (Lecter Bukosky) impulsa junto con su productor habitual Marcos Pérez, y Fredy Álvarez.

«El inicio de la crisis ha sido brutal para todos y nosotros pensamos en cómo apoyar a los hosteleros, que tanto han ayudado a los músicos», explica Valentín Cañibano. De esta manera, con sus dos amigos, plantearon utilizar dispositivos NFC (por sus siglas en inglés) en la hostelería. «Estábamos pensando en utilizarlo en conciertos. Es una tecnología sencilla de usar, disponible en casi todos los teléfonos móviles y que no necesita otras aplicaciones, fiable y económica», comenta Cañibano.

 

¿De qué se trata? Con una impresora 3D se imprime lo que exteriormente parece un botón del tamaño de unos dos euros. En realidad se trata de una especie de microchip. Al acercar el móvil, éste puede leer la información que contiene. Se comparte de manera automática.

De hecho es la tecnología que se utiliza para los métodos de pago en los móviles. El círculo perfecto se cierra con la posibilidad de actualizar la información contenida, de modificarla periódicamente.

«El dispositivo puede lavarse y puedes colocar manteles encima y sigue funcionando», comenta Cañibano. Marcos Pérez se encargó del desarrollo tecnológico, Fredy Álvarez de la gestión y Cañibano de la distribución. Al encargarse ellos de la impresión, también pueden personalizar el chip según la demanda del local.

La propuesta tuvo una rápida aceptación. En Avilés, La Araña y Route 66 fueron los primeros en apuntarse al sistema; de hecho, según las estimaciones de Valentín Cañibano, «La Araña fue el primer restaurante de España en utilizar este mecanismo».

«Nuestra propuesta era cobrar 150 euros al año para un local de 10 mesas, con el mantenimiento hasta fin de año, básicamente es el coste», explica Cañibano. «Route 66 subió su carta de cervezas y combinados, también un agradecimiento al personal de la sanidad; en La Araña lo han colocado en la pizarra. Lo que nos llega es que existe un gran uso por la facilidad de manejo», comenta.

La demanda superó las expectativas, hasta el punto que vieron viable la necesidad de crear una empresa para gestionar las peticiones. Incluso han llegado a contar con consultas del extranjero sobre el dispositivo, en concreto de Suiza.

De esta manera, nacía Menú Chip. «Estamos en el proceso de constitución. No resulta sencillo», explica Cañibano. Y es que, como músico, la actual situación ha obligado a que Lecter Bukosky cambie. «Todos los conciertos que teníamos se aplazaron a 2021 y la gira en México se encuentra en suspenso. Nos tenemos que reinventar», concluye.