El Principado creará una agencia que conecte toda la actividad investigadora en Asturias

Se encargará de unir a los diferentes agentes bajo una estrategia común y se espera que esté operativa en la segunda mitad de 2021.

EL COMERCIO

Asturias busca su propio modelo para poner en marcha una agencia de investigación innovación bajo la que se desarrolle el conjunto de esta actividad en la región. El Gobierno autonómico trabaja ya en el diseño de una entidad que coordine las políticas en esta materia, pero que también las evalúe, una suerte de órgano que marque la dirección de la I+D+i en la región.

El Principado, según señaló el consejero de Ciencia, Borja Sánchez, trabaja ya con un calendario. La intención es que el nuevo organismo esté operativo en el segundo semestre del próximo año. Por ahora, se están analizando diferentes modelos tratando de captar ideas para crear uno propio.

En los planes del Gobierno regional está integrar a los principales agentes que operan en la I+D+i en la región. El primero de ellos son los grupos de investigación, que se sitúan en la parte baja de la escala de innovación tecnológica, que mide su proximidad al mercado. El 80% de estos grupos proceden de la Universidad de Oviedo, el organismo investigador más importante de Asturias. Pero en esta escala se ubican, señala el consejero, otros organismos como el Serida o el Instituto Oceanográfico.

El segundo agente serán los centros tecnológicos y el tercero las pymes innovadoras y los centros de I+D de las grandes empresas, los más próximos al mercado. De la colaboración de estos tres grupos dependerá buena parte del éxito de la agencia. «Hay varios grandes objetivos: ayudar a acercar la investigación básica al tejido productivo, la evaluación de las políticas y la potenciación de las pymes innovadoras. Debe haber más empresas de este tipo», explica Borja Sánchez.

La discusión sobre la forma jurídica de esta nueva entidad aún no está resuelta, aunque el consejero de Ciencia se inclina a priori por una fórmula público privada en la que estén representados el Gobierno regional, el sistema científico tecnológico de la región y la Universidad, las empresas y los agentes sociales. «Si quieres converger la investigación con el tejido productivo, lo mejor es la fórmula público privada, pero hay ejemplos de agencias de todo tipo», explica Borja Sánchez. La incógnita que se abre es qué ocurrirá con las entidades que ya están en funcionamiento y que aparecen ahora diseminadas en diferentes departamentos.

El planteamiento inicial de la consejería no afecta tanto a la estructura jerárquica como a la organizativa. «El problema no es tanto la dependencia por departamentos del Gobierno como la coordinación». La resolución a este problema se plasmará en la Ley de Ciencia que próximamente se llevará a la Junta del Principado y donde figurará la estructura final del entramado de investigación e innovación asturiano. «Lo interesante para Asturias es definir el mapa. A los jugadores ya los tenemos. Hay que tener una estrategia clara de I+D+i, los ámbitos en los que se aplicará y el papel que jugarán los centros públicos y privados. Y, sobre todo, evaluar todo eso, tener objetivos medibles», resume el consejero de Ciencia.

Clima de confianza

La confianza será otra de las claves para que el proyecto salga adelante con éxito. La intención del Gobierno regional es aglutinar a muchos agentes que se impliquen en el desarrollo de la I+D+i en la región. Borja Sánchez tiene confianza en que se pueda desarrollar una estrategia común y que se apueste por este sector. Pone como ejemplo el incremento que se ha experimentado en el IDEPA en cuanto a número de peticiones de programas para este tipo de iniciativas.

Integrar una estrategia clara para todos los agentes pasa también por ser una de las claves del éxito. Además de los sectores que trabajan en este campo, el consejero de Ciencia cree necesario incorporar a agentes que actualmente no se visibilizan como innovadores. «La agencia tiene que identificar nuevos huecos. Un ejemplo es Cogersa, que puede ser un agente diferencial en economía circular y desarrollo de subproductos».

Noticia relacionada