El Principado creará polos de innovación en terrenos liberados por las térmicas

EL COMERCIO

Se pondrán en marcha dos grandes misiones científicas con el objetivo de captar proyectos europeos y alcanzar el 2% del PIB en materia de I+D+i al final del mandato.

Reconvertir terrenos liberados de las térmicas y de viejas galerías mineras en polos de innovación donde desarrollar proyectos vinculados a nuevas tecnologías. Este es uno de los proyectos prioritarios de la Consejería de Innovación, Ciencia y Universidad para esta legislatura. Así lo ha anunciado el consejero Borja Sánchez esta mañana, durante la presentación de sus líneas básicas de actuación en la Junta General. .«Este departamento será clave para concluir la reconversión minera a través de una reconversión tecnológica e innovadora», destacó. El objetivo del Principado es desarrollar una «reconversión tecnológica e innovadora que definirá la Asturias de 2030».

Para ello se pondrán en marcha dos grandes misiones científicas con las que se podrá optar a captar más fondos europeos, una acción política de su departamento en seis grandes ejes.

La consejería anuncia que su objetivo es pasar del actual 0,8% el 2% del Producto Interior Bruto (PIB) en materia de I+D+i al final del mandato. Una meta que requiere de la colaboración y del «aumento de la inversión» en esta materia tanto desde el ámbito público como el privado», así como de la implicación de diferentes organismos públicos, para lo que se creará próximamente una «comisión interdepartamental» que coordine las actuaciones en esta materia. El consejero quiere impulsar la innovación en la empresa y preparar el tejido productivo para empleos del futuro. «Esos puestos, aún por crear, van a estar influidos de forma determinante por la ciencia», ha explicado el consejero.

En cuanto a esas dos grandes misiones científicas, su contenido se centrará, por un lado, en «la economía circular, la transición energética y la sostenibilidad» y, por otro, en «la biomedicina, la biotecnología y la alimentación». Las tecnologías de la información y la comunicación serán transversales a estas misiones, y la consejería impulsará proyectos en estos ámbitos que podrán captar fondos europeos necesarios para la reactivación de la economía regional.

En este marco, gracias a un presupuesto de dos millones de euros, desde principios de 2020 se modernizarán los equipos y redes obsoletas de infraestructuras digitales, una apuesta «de futuro» que sentará las bases del 5G y fomentará la conectividad del mundo rural con la finalizalización de las actuaciones de acometida de fibra y el cableado de instalaciones de TDT.

Otras de las metas claves de la consejería para los próximos cuatro años son la apuesta por la «captación y retención del talento científico», potenciar la colaboración de la Universidad de Oviedo o el desarrollo de la Ley de Ciencia que regule todo el contexto de I+D+i en el Principado. Respecto a esta última, Sánchez ha indicado que debe contar con un amplio respaldo de la Junta y de todos los partidos políticos. «No existen recetas mágicas, pero entre todos podremos llevar adelante políticas que fomenten el conocimiento, favorezcan su desarrollo y culminen en proyectos de innovación reales que se traduzcan en creación de empleo y, por tanto, en aumento de riqueza para Asturias», ha destacado.

La Universidad de Oviedo

La apuesta por la institución académica como motor del desarrollo regional tiene como objetivo garantizar «unas condiciones de financiación óptimas», en línea con el convenio marco en vigor. En este ámbito, el titular de Ciencia ha anunciado como medida prioritaria el estudio de la flexibilidad de los límites establecidos en la regla de gasto de la Universidad de Oviedo para mejorar las condiciones de gestión del presupuesto y seguir trabajando en la reducción del precio de las matrículas en función de la disponibilidad presupuestaria.

El Principado impulsará también la excelencia de la investigación mediante la acreditación, por primera vez, de al menos un centro en el programa nacional Severo Ochoa o una unidad dentro del programa María de Maeztu, que implicará la atracción de fondos nacionales.

Colaboración público-privada

Ciencia potenciará los programas que favorezcan la creación de start-ups (empresas emergentes) y de spin-offs (filiales), así como de firmas innovadoras de base tecnológica. Además, se impulsará un plan de formación para la activación de la I+D+i, con el fin de que las compañías sepan cómo beneficiarse de las medidas fiscales, y un programa de compra pública innovadora.

Sánchez ha puesto de relieve la importancia de abrir líneas de apoyo a la incorporación de investigadores con experiencia en empresas, con actuaciones como la de los doctorados industriales o el Programa Torres Quevedo, además de fomentar la movilidad entre ambos ecosistemas: el académico y el industrial.

Reducción de la burocracia

El consejero ha insistido en la necesidad de dar respuesta a una de las «reclamaciones históricas» del personal investigador: la reducción de la burocracia. Además de las medidas ya iniciadas, como la publicación de unas bases reguladoras comunes para las ayudas a la I+D+i, que ahorrará seis meses en los trámites, se pretende llevar este modelo a otras convocatorias de recursos humanos. Este objetivo pasa también por simplificar la redacción de proyectos, memorias e informes y establecer un calendario para todas las convocatorias, tanto las dirigidas a empresas como las orientadas a grupos de investigación, para que puedan planificar su actividad.

Divulgación y difusión de la ciencia

La consejería pretende poner en marcha una serie de acciones destinadas a apoyar las labores de educación científica y divulgación de la ciencia desde instituciones, entidades y movimientos asociativos. Además, se desarrollará una plataforma de la ciencia y la innovación, una puerta de acceso a todos los recursos y potencial investigador del Principado, y se facilitará la incorporación de Asturias a las plataformas nacionales e internacionales de difusión de la ciencia para dar a conocer los resultados de la I+D+i producida en la comunidad.