El análisis de la microbiota de sanitarios para obtener modelos predictivos del organismo contra el COVID-19

Microviable Therapeutics busca financiación para el desarrollo de un proyecto que estudiará la microbiota oral e intestinal de 300 profesionales de la sanidad para determinar su respuesta inmunitaria frente al virus.

EL COMERCIO

'Microbiota humana y su papel protector frente a COIV-19'. Ese es el título del proyecto que la empresaMicroviable Therapeuticsha presentado, en busca de financiación, al programa que sobre el nuevo coronavirus ha lanzado el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) y también a la convocatoria que sobre el tema ha lanzado la Fundación BBVA. Un proyecto que cuenta con la colaboración del HUCA, del IPLA-CSIC y del CTIC.

¿Cuál es el objetivo del proyecto? Se trata, según explica Rafael Martínez Permuy, de realizar «un extenso análisis de forma individualizada de la microbiota oral e intestinal del personal sanitario, altamente expuesto al virus, para establecer perfiles de microbiota y metabolitos microbianos y su posible relación con la respuesta inmunitaria frente al virus». La muestra inicial será de 300 profesionales. Para ello se utilizarán técnicas de Inteligencia Artificial o Machine Learning y sus conclusiones facilitarán que se sienten las bases «para el diseño de futuros bioterapéuticos que permitan modular la microbiota para prevenir o tratar futuras enfermedades infecciosas».

La financiación nacional (el proyecto en sí tiene un coste aproximado de 300.000 euros) no solo facilitaría una aceleración en la obtención de unos primeros resultados fiables, sino también involucrar a otros hospitales o centros «interesados en esta idea de entender las bases de la enfermedad y, dentro de ésta, la respuesta inmunológica». De hecho, Microviable ya ha iniciado conversaciones con un centro hospitalario madrileño para ampliar la muestra hasta las 1.000 personas.

Cada parte, una función

¿Cuál es el papel que juega cada uno de los agentes involucrados en el proyecto investigador?

1. Microviable Therapeutics. Lidera y coordina el estudio. la empresa se encarga del suministro de su kit GutAlive para la recogida y transporte de muestras. Ellos serán los encargados de la extracción del ADN, de la secuenciación de las muestras y del análisis bioinformático. Aportan, por tanto, su experiencia en el campo de la microbiota.

2. Servicios de Microbiología y Prevención de Riesgos Laborales del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA): Se encargarán de los ensayos de detección, del reclutamiento del personal sanitario y de la recogida de los datos clínicos de interé́s, además de la detecció́n de virus SARS-CoV-2 y de la cuantificación de carga viral.

3. Instituto de Productos Lácteos (IPLA-CSIC): Participan en el estudio de los metabolitos presentes en la microbiota.

4. CTIC: Se encargarán de la integracioón y del pre-procesado de datos clínicos y de los patrones de microbioma. También del análisis inteligente mediante Machine Learning para la obtencioón de grupos característicos utilizando datos clínicos y patrones de microbioma.

Otra de las preguntas interesantes con este proyecto es conocer qué supone para la empresa su desarrollo. Rafael Martínez Permuy lo tiene claro: «Sobre todo validar una de las líneas de trabajo que proponemos a la comunidad científica y a los clínicos. Si, en efecto, fruto del entendimiento de la microbiota y sus rutas metabólicas se puede inferir una respuesta determinada ante la infección por coronavirus, se confirmaría la capacidad de trabajar en prevención o terapia en esta patología, pero también en otras». En esta línea, la empresa tiene «planes ambiciosos para testar aproximaciones similares en enfermedades como el síndrome de intestino irritable o colitis ulcerosa. Pero es que hay otros grupos que también lo están valorando para diabetes u obesidad». Y todo ello supone un gran avance desde una de las líneas de trabajo futuro: la medicina personalizada: «Poder tener modelos predictivos del comportamiento del organismo en función de su microbiota intestinal supone una posibilidad de medicina personalizada a través de modular la microbiota que ya estaría a la vuelta de la esquina».

Microviable Therapeutics tiene muy clara la ramificación futura a nivel internacional de este proyecto ya que, una vez se sepa cuál es 'microbiota ideal' de respuesta ante el COVID-19, la biotecnológica asturiana puede desarrollar «un bioterapéutico (probiotico de última generación) que sea útil para prevenir o tratar la infección. Es decir, trabajamos en prevención en el corto o medio plazo y en un terapéutico a medio olargo. Y todo ello desde Asturias», recalca, con orgullo, Martínez Permuy.

El fundador de Microviable, que también quiso destacar el «gran ejemplo» de colaboración público (tres organismos) y privada (Microviable), lanzó, por último, una petición importante: más fondos para I+D. «De esas grandes cantidades que se habla que vendrán a España en esta era de la recostrucción postCOVID, pido que se destine más a I+D. No es admisible que un proyecto como éste quede sin realizarse por falta de fondos para financiarlo. Creo, honestamente, que como sociedad no nos podemos permitir ese lujo», concluye.