Asturias tiene capacidad para que surjan más centros de investigación científica

«Esta región tiene mucho futuro. Hay un gran espíritu de trabajo, tesón y emprendimiento y la gente sale bien formada de la Universidad»

EL COMERCIO

Pedro Duque (Madrid, 1963) lo apuesta todo al conocimiento. Ahí está la clave, dice, del futuro económico de Asturias y de España. El ministro en funciones de Ciencia, Tecnología y Universidades, ingeniero aeronáutico y el segundo astronauta de nacionalidad española, recaló ayer en el Principado en la que fue su primera visita institucional. En Oviedo, se entrevistó con el presidente regional, Adrián Barbón, y Borja Sánchez, titular de la nueva Consejería de Ciencia, Tecnología y Universidad -«en la que tenemos muchas esperanzas»- y, en Sotrondio, conoció la Unidad de desarrollo de materiales multifuncionales del Centro de Investigación en Nanotecnología y Nanomateriales (CINN).

-Doy por hecho que a alguien que ha viajado al espacio será difícil impresionarle, pero ¿qué le ha parecido el trabajo que se desarrolla en esas instalaciones?

-Pues sí que me ha impresionado bastante aún habiendo estado en el espacio. De hecho están desarrollando materiales que yo, durante mi etapa como ingeniero, nunca había visto ni siquiera imaginado. Tienen un potencial inmenso de desarrollo de materiales e incluso, como están los científicos y los técnicos juntos, pueden trabajar a demanda. Realmente ha sido impresionante.

-¿Debe Asturias pasar del pasado minero a un futuro tecnológico para garantizar actividad económica?

-Sí, como todas las regiones. Ahora mismo, el carbón, el petróleo o el oro que están debajo de la tierra no son valores verdaderamente estables. El único activo con valor real es el conocimiento. Ahora mismo la gente que saca rendimiento de lo que está en la tierra no son los que están sentados encima, sino la gente con el conocimiento que es capaz de utilizar ese conocimiento para hacer ventas de un valor añadido, etcétera. Asturias debe apostar por el conocimiento y la innovación y ahí tiene el material humano, la Universidad, los centros tecnológicos y un espíritu emprendedor más que suficiente.

-Para eso se necesita capital humano. Pero la realidad es que aquí, los jóvenes formados se van fuera por falta de oportunidades y las vocaciones tecnológicas son aún insuficientes en las aulas.

-Sí que es cierto que la última década de reducción de presupuesto en investigación y desarrollo y para las universidades ha sido bastante traumática. Ahora tenemos que darle completamente la vuelta. En el momento en que tengamos los presupuestos tendremos que hacer un mayor esfuerzo en estas áreas. Dentro de Asturias habrá que hacer esfuerzos especiales, pero el potencial es muy grande. Además, el nuevo Gobierno del Principado está muy muy decidido a apostar por el conocimiento. En esto ocurre que uno de los cambios más importantes a veces es el de mentalidad. Si los propios asturianos piensan que habrá un futuro brillante de la mano del conocimiento y la innovación probablemente se genere mayor negocio, se creen mayor cantidad de empresas de base tecnológica y haya más trabajo y más desarrollo.

-¿Le ve capacidades a la región?

-Sí, claro que las tiene. La gente sale bien formada de la universidad. Además, hay un gran espíritu de trabajo, de tesón y de emprendimiento. Desde luego, los elementos están ahí. Asturias tiene mucho más futuro de lo que dicen, solo hay que ponerlo en valor.

-Evalúenos. ¿Hay un buen nivel de ciencia en Asturias?

-Sí, sí que lo tiene. Está claro que todas las regiones pueden mejorar y muchas lo harán. En los últimos tres o cuatro años en que ha habido algo más de holgura y han aumentado los presupuestos en investigación, el nivel es bueno aunque es preciso estabilizar el sistema y dotarlo de más recursos. En Asturias seguramente surgirán más centros científicos como los que ya hay ahora mismo.

-¿Hay algún proyecto en concreto?

-Este año está a punto de abrirse una ampliación de una unidad mixta que había con el CSIC sobre biodiversidad, que se va a convertir en centro y va a estar en Mieres. Y hoy, -por ayer- con el Gobierno del Principado, hemos hablado de varios planes que aún están por concretar, pero a los que claro que daremos apoyo desde el Gobierno si la Universidad o las instituciones asturianas presentan un buen proyecto de centro científico.

Calendario estable

-¿Habrá más dinero para programas de ciencia e innovación?

-Espero que sí. Estaba negro sobre blanco en los presupuestos que presentamos en el mes de marzo y que, desgraciadamente, el Congreso no aprobó, pero la voluntad del Gobierno actual y del presidente, es la de dar un impulso monetario importante a los programas de ciencia e innovación. Pienso que en un futuro Gobierno tendremos tanto o más.

-¿Habrá también convocatorias estables del Plan Nacional de Investigación? Los retrasos desesperan a los investigadores...

-Lo que estamos viendo es la necesidad de estabilizar cuándo se sacan cada año, para que se puedan planificar las cosas a nivel de investigación. Hemos hecho un intento, la agencia ha hecho un estudio pormenorizado y hemos presentado un nuevo calendario. Esto ha resuelto muchos problemas a futuro pero ha sacado a la luz otros más pequeños pero importantes, como que si estabilizamos el calendario en algún momento hay unos meses donde no hay financiación. Estamos intentando resolverlo. La voluntad es que a partir del año que viene, o como mucho del próximo, tengamos un calendario completamente estable. Esto formará parte del pacto al que tenemos que llegar con las demás fuerzas políticas para poder sacar de la lucha partidista e ideológica la financiación de la ciencia.