Asturias aspira a acoger un laboratorio para homologar EPI y productos sanitarios

El consejero de Ciencia, Borja Sánchez, dice que el Principado agilizaría los trámites para facilitar la concreción de proyectos

EL COMERCIO

El consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, está decidido a que no se pierda la experiencia adquirida en la región durante las últimas semanas en el diseño y producción de nuevos mecanismos sanitarios relacionados con la crisis del coronavirus y que se han topado con el problema de los largos trámites para conseguir su homologación. Por eso, durante su comparecencia ayer ante la Junta General del Principado abogó porque Asturias cuente con su propio laboratorio acreditado para certificar equipos de protección individual (EPI) y productos sanitarios.

Sánchez calificó de «muro» las trabas en las tramitaciones y apuntó que «trabajamos para agilizar los trámites garantizando la seguridad». El organismo certificador al que tienen que enviar los proyectos desarrollados durante estas semanas está en Sevilla, ya que el Principado solo cuenta con los diseñadores y los centros de producción. El consejero indicó que «es importante cerrar círculos y hemos de tratar de tener un laboratorio acreditado de certificación aquí en Asturias».

Sánchez aseguró que «hay sectores estratégicos que se pueden impulsar desde la innovación. Asturias cuenta con casi toda la cadena de valor. Tenemos muchísimo talento. Aunamos la capacidad de fabricación y diseño. Si tuviéramos la capacidad de certificar tendríamos un círculo cerrado».

La región ya cuenta con laboratorios certificadores, especialmente en el sector agroalimentario, pero ponerlos en marcha no es fácil. En la idea que tiene el consejero hay dos niveles de complejidad. «Sería sencillo un laboratorio para acreditar equipos de protección especial y también lo podría ser para los sistemas electrónicos. En ellos tenemos los mecanismos claros por la sinergia que hay entre la ciencia y la industria, lo que facilita identificar los trámites. En cuanto a certificar los productos sanitarios, lo veo más complicado, aunque no será porque no vaya a luchar».

Ley de Ciencia

El problema es que de los proyectos desarrollados en estas semanas los hay muy avanzados y a los que les faltan trámites de homologación, como son un ambú (o resucitador) accionado de forma mecánica, un respirador portátil de UCI y pantallas protectoras en 3D. Si Asturias tuviera este tipo de laboratorio ya contarían con acreditación para entrar en funcionamiento. Además, considera fundamental que se desarrolle una Ley de Ciencia en Asturias, con el máximo consenso posible, que agilizaría también todas las tramitaciones. El resto de proyectos son de reciclaje de mascarillas, fabricación de hidrogel, un ensayo clínico del HUCA y un proyecto de Big Data sobre epidemiología.

Por otro lado, el consejero también habló de los laboratorios que en Asturias pueden hacer pruebas PCR. Hasta el momento, el Instituto de Salud Carlos III solo ha aceptado el de Arcelor, pero Borja Sánchez defiende que «nuestro sistema sanitario es perfectamente capaz de hacer esos test. Indicamos una serie de laboratorios que podrían hacer esta PCR, que es muy particular». «Tenemos un potencial muy grande para hacer estas pruebas y las serológicas». Aunque no quiso cuantificar cuántas de estas pruebas se pueden hacer en la región, aseguró que «tenemos capacidad para hacer miles de test al día».