ArcelorMittal estudia la apertura de otro centro de innovación en Avilés

EL COMERCIO

Este fue uno de los asuntos tratados en la reunión que Pedro Sánchez mantuvo con el presidente de ArcelorMittal, Lakshmi Mittal, la pasada semana en Madrid.

ArcelorMittal y el Gobierno de España están negociando la instalación en Avilés de un gran centro de investigación e innovación relacionado con la eficiencia energética en los procesos industriales y la reducción de emisiones en los procesos de fabricación. Así lo ha anunciado la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, tras presidir en Oviedo la constitución de la Mesa Regional de Descarbonización de la que forman parte patronal asturiana, sindicatos, ayuntamientos y las administraciones central y autonómica.

Según la ministra, ArcelorMittal había presentado una serie de propuestas a la anterior administración, de las que el actual Ejecutivo ha identificado ese centro de investigación como un «elemento potencial interesante». Según informa EFE, la apertura de ese centro se reforzaría el de I+D+i que el grupo siderúrgico ya dispone en Avilés que, según la ministra, se convertiría en un gran centro investigador.
Instalaciones de Arcelor en Avilés
ArcelorMittal asegura que el tren de alambrón está al borde del cierre

«Estamos viendo con ellos cómo hacerlo», ha afirmado la ministra, que ha asegurado que esta cuestión ha sido uno de los asuntos tratados en la reunión que la semana pasada mantuvo el presidente Pedro Sánchez con el de ArcelorMittal, Lakshmi Mittal, en Madrid. El encuentro, según la ministra, sirvió también para trasladar al grupo siderúrgico que hay una apuesta por el sector, por la innovación y la modernización de la industria y su viabilidad, algo para lo que también está relacionado con la importación de acero de países que no han interiorizado el coste del CO2.

En este sentido ha recordado que España ha enviado una carta a los comisarios de Energía y Clima para decirles que «no vale un multilateralismo a la carta» y que si uno quiere entrar en el mercado europeo debe hacerlo respetando los acuerdos internacionales. Esta carta ha tenido una respuesta positiva por parte de la autoridades europeas que van a estudiar el establecer un impuesto en frontera para vigilar la entrada de esos productos.