Club Asturiano de la Innovación

Usted está en: Noticias > Somos buenos nos falta creerlo

Somos buenos nos falta creerlo

IMPULSA
08/06/2018
Las empresas sacan pecho en los premios Impulsa y Moriyón pide estabilidad política
Las seis empresas que recibieron ayer los premios Impulsa transmitieron un mensaje contundente: Gijón dispone de todo lo necesario para crear y proyectar una industria puntera donde tecnología, formación e innovación sean factores de base. Si acaso, peca de una carencia que es, no obstante, fácilmente solventable con algo de confianza. Para los representantes de Muniello Electricidad, Cubers, Zapiens, Liquid Games, Valor, Desarrollo e Innovación y Kaeltia, las iniciativas empresariales asentadas en la villa de Jovellanos no tienen nada que envidiar a las de Estados Unidos, Alemania u otras potencias industriales y tecnológicas. «La diferencia es que ellos confían en sus capacidades», resaltó durante la tertulia entre los premiados Daniel Suárez, CEO de Zapiens (mejor start up). Su intervención generó un asentimiento generalizado entre el resto de premiados. «Podemos vender productos en Europa como si fuéramos alemanes o ingleses. La única diferencia sería la escasez de apoyo financiero, que tenemos que solventar con otras estrategias como disponer de más recursos públicos», puntualizó Jorge Arias, de VDI (mejor empresa de la Milla del Conocimiento). Carlos Ramírez, de Cubers (mejor empresa industrial), se refirió a su reciente expansión internacional para indicar que «no estamos tan lejos». «Tenemos un ecosistema que propicia la colaboración interempersarial», reivindicó Luis Delgado, de Liquid Games. Por su parte, Paula Capellán, de Kaeltia (mejor empresa liderada por mujeres), quien antes había reivindicado la «necesidad de mejorar las infraestructuras de transporte en la región», cerró la conversación con un vigoroso «somos buenos y tenemos que creérnoslo» que levantó los aplausos del auditorio.

Y como prueba de que «creérselo» no es un acto de fe, empresas como Muniello Elecricidad (premio a la mejor trayectoria empresarial), con más de seis décadas de vida, que según la alcaldesa Carmen Moriyón «conforman la identidad de un territorio» que se prepara para «un futuro incierto del que no debemos tener miedo». Para afrontarlo, aludió a la necesidad de conseguir estabilidad política, «un bien para instituciones, ciudadanía y empresas». «Últimamente los escenarios políticos no han estado alejados de la conflictividad, el bajo nivel de acuerdos y pobres resultados. Y en el momento actual, nada nos garantiza que se supere esa fase», alertó.